Completamente cerrado el caso Maldonado. El último gendarme fue sobreseído

La decisión judicial benefició al gendarme Emmanuel Echazú, que estaba acusado por la supuesta desaparición forzada de Maldonado, y a los agentes Juan Pablo Escola, Víctor Vaquila Ocampo y Marcelo Ferreyra, quienes eran señalados por haber cometido los delitos de daño, abuso de autoridad y omisión de los deberes de funcionario público.

Lleral afirmó que a los gendarmes investigados y todos sus compañeros que participaron del operativo de desalojo \»ni siquiera se les puede dirigir el reproche de un hipotético abandono de persona en perjuicio de Santiago Andrés Maldonado, pues, tal como se dijo, no existe elemento de prueba alguno que permita sostener ese juicio de tipicidad y esa atribución penal\».

Maldonado desapareció el 1 de agosto de 2017 durante un operativo de Gendarmería en el que fue reprimida una protesta de la comunidad mapuche de la Pu Lof Cushamen en Chubut, por el reclamo de tierras ancestrales ubicadas entre la ruta 40 y el río Chubut: su cuerpo apareció 78 días más tarde 400 metros río arriba de donde había sido visto por última vez.

Santiago Maldonado se arrojó al río Chubut para alejarse del enfrentamiento entre un grupo pseudo mapuche al que se había sumado días atrás. Sin saber nadar y tratándose de un río con corrientes peligrosas, falleció ahogado.

Su hermano Sergio cobraba mensualmente por parte del Estado pero ese dinero dejó de recibirlo hace poco tiempo atrás, despúes de años de beneficio, al confirmarse que su hermano no fue victima de las fuerzas de seguridad.