¡Se acabó el ingreso de chicas malas a Batán!

En medio del completo abandono y desinterés por parte del gobierno de la provincia de Buenos Aires hacia las cárceles de la provincia, la Justicia de Mar del Plata ha decidido tomar cartas en el asunto y restringir nuevamente la entrada de nuevas reclusas al complejo penitenciario de Batán. ¿La razón? El estado deplorable de las instalaciones y el hecho de que ya están hasta el tope de gente encerrada.

La jueza Mariana Irianni, del Juzgado de Responsabilidad Penal Juvenil N°1 de Mar del Plata, ha tomado esta medida tras evaluar las condiciones de encierro que sufren las personas privadas de su libertad debido a la sobrepoblación en el penal Nº50 de Batán. Aunque ya se había ordenado la restricción el año pasado en un habeas corpus correctivo, esta semana se ha modificado para aplicarse solo a personas detenidas o condenadas que no sean del departamento judicial de Mar del Plata.

Según los datos oficiales de la Defensoría General, el Destacamento femenino en el complejo penitenciario Nº50 de Batán tiene una capacidad máxima de 20 personas. Sin embargo, cuando presentaron la medida cautelar la semana pasada, ya había 25 detenidas. ¡Y eso no es todo! Una chica arrestada en Balcarce tuvo que ser llevada al Destacamento Femenino de General Madariaga porque el sistema carcelario de Mar del Plata estaba hasta el tope. En Batán, en ese momento, ya había 28 mujeres detenidas, superando en un 40% el límite.

La situación es tan grave que, en ocasiones, las mujeres que son arrestadas tienen que esperar en una lista de espera para poder ingresar, quedando en comisarías durante 24 o 48 horas. Es tremendo! Como van a tenerlas esperando!!! Y los derechos humanos?

La Defensora General, Cecilia Boeri, también señaló que la Unidad Penal Nº50 de Batán actualmente alberga a 116 personas privadas de su libertad, de las cuales 48 son de otros departamentos judiciales. Esto demuestra claramente el problema de sobrepoblación.

Esta problemática no se limita solo a Batán, sino que se repite en todos los complejos penitenciarios de la provincia de Buenos Aires. Parece que a los gobiernos nacional y provincial no les importa demasiado esta situación, ya que no han tomado medidas concretas para solucionarla. Y esto ocurre en plena campaña electoral, donde las propuestas sobre seguridad se limitan a promesas vacías de más castigo y mano dura.

Sin cupo y con un deterioro edilicio alarmante, el complejo penitenciario de Batán ha sido objeto de críticas por parte de la jueza Mariana Irianni. Esta medida de restricción de ingreso ha sido modificada recientemente, afectando solo a personas detenidas o condenadas que no sean del departamento judicial de Mar del Plata.

La situación es grave. Según la Defensoría General, la capacidad máxima es de 20 personas, pero actualmente hay 28 mujeres detenidas, superando en un 40% el límite operativo. Esto ha llevado a que una detenida de Balcarce tuviera que ser alojada en otro destacamento debido a la saturación del sistema carcelario de Mar del Plata.

Además, se han reportado casos en los que las mujeres detenidas tienen que esperar hasta 48 horas en las comisarías antes de poder ingresar al penal. La situación es insostenible y requiere de medidas urgentes.

In