Más de 200 compañeras y compañeros se reunieron en el acto de Patricia Bullrich en Mar del Plata

La polémica no se hizo esperar. En medio de la discordia por el candidato kirchnerista que lidera la boleta de Bullrich en diputados provinciales de la quinta sección electoral, se vivió un ambiente propio del peronismo clásico antes y después del evento en la ciudad balnearia.

Mientras unos pocos radicales se mantienen en silencio, beneficiándose bajo el liderazgo de Maximiliano Abad, las imágenes desconcertaron a aquellos que buscan una postura firme contra el kirchnerismo. Con la presencia de Sanz, Abad y el ex candidato a intendente del Frente para la Victoria, Diego Garciarena, Bullrich lució radiante frente a su público.

Este público, proveniente de diversos barrios de la ciudad, llegó en autobuses de la flota de transporte urbano con publicidad de Bullrich en los vidrios traseros. El capricho de Abad, considerado por muchos como un negocio personal del presidente de la UCR Bonaerense, de incluir a un amigo cercano a pesar de su admiración a Cristina Kirchner y cuyo único mérito radical es haber salido con una sobrina nieta de Alfonsín, puede tener un alto costo política.
Es probable que los vecinos que voten a Bullrich terminen votando a un auténtico kirchnerista para ocupar una banca en la Cámara de Diputados.

Vilma Baragiola, el senador Ariel Bordaisco y la presidenta del HCD local y esposa de Abad, Marina Sánchez Herrero, han sido testigos de las quejas surgidas por la inclusión del amigo kirchnerista en la boleta. Para muchos, Abad ha contaminado la boleta con el peor veneno imaginable para los seguidores de la exministra de Seguridad de Mauricio Macri.

¡La tensión política en Mar del Plata está en su punto máximo! Pronto se sabrá cómo afectará esta jugada a las elecciones y cuál será la reacción de los seguidores de Bullrich.