Defensores del pueblo: tres pícaros con suerte. Muuuuucha $uerte

En el año 2002, la política local decidió crear la Defensoría del Pueblo de General Pueyrredón. ¿El propósito? Brindar un espacio para aquellos que quedan fuera del Concejo Deliberante o de cargos políticos. En resumen, un lugar con buen salario para un amigo de la estructura política de turno. Un sueldo abultado, pocas horas de trabajo y poca responsabilidad.

Para crear esta nueva entidad en Mar del Plata en 2002, lejos de la Suecia de 1809, fueron fundamentales la UCR, el Peronismo y Acción Marplatense. Las tres fuerzas políticas se beneficiaron de esta nueva estructura que aún sigue funcionando hasta el día de hoy. Lo sorprendente es que esta estructura, con tres defensores que reciben un salario mensual similar al de un concejal, y unas diez personas más con cargos menores, se mantenga en un completo anonimato. Además, los «defensores» se turnan y uno de ellos actúa como «coordinador». En definitiva, solo uno de ellos trabaja (poco) y los demás ni siquiera tienen la obligación de presentarse a trabajar.

Los tres defensores del pueblo de General Pueyrredón son Fernando Rizzi (radical, ex asesor del HCD y ex concejal), Daniel Barragán (ex dirigente conocido por liderar protestas sociales y cortes de calles) y Luis Salomón (representante de las asociaciones vecinales de fomento, según lo que dice la página web de la defensoría).

La dinámica es simple: cada amigo del poder reúne algunas ONG que lo apoyen, se postula como representante de estas organizaciones y los concejales eligen entre todos los postulantes. De esta manera, las principales fuerzas políticas combinan y eligen a un defensor afín a su espacio político, y todos quedan contentos.

Existen dos perfiles muy distintos entre los «defensores del pueblo» de Mar del Plata. Por un lado, está el radical Fernando Rizzi, quien tiene un perfil más prominente y siempre está presente en cócteles, inauguraciones y eventos sociales por alguna razón festiva. Rizzi es activo en las redes sociales y suele compartir su participación en estos eventos. Por otro lado, están Barragán y Salomón, de mayor edad y también con más experiencia, pero en las redes sociales… simplemente no existen. Probablemente, debido a su edad, saben que cuanto menos exposición pública tengan, menos reclamos y menos trabajo recibirán. Si nadie sabe de su existencia, ¿quién les va a pedir que trabajen? Aunque Salomón tuvo sus momentos de fama cuando fue suspendido temporalmente de su cargo por agredir físicamente a un inspector municipal que había tenido motivos suficientes para clausurar el comercio de su hija y a un oficial de policía.

En la web http://www.defensoriadelpueblo.mdp.gob.ar/ , donde dice ¿Que hacemos?, son muy claros: primero, cuando el vecino viene con un problema, le piden que vaya a la empresa o dependencia pública y solicite una respuesta a ese problema. Luego, si no logra nada, se puede volver a la defensoría y ellos tratarán de solucionarlo por teléfono o enviando al vecino a ver a otra persona que se lo pueda solucionar. Si nada de lo anterior funciona…. bueno, está bien, actúa la defensoría del pueblo.

En la sección memoria anual de la Defensoría del Pueblo, pueden consultarse todas hasta el año 2019 (los últimos 4 años no están).
Sí, cuatro años sin rendir cuentas.

In